Proyectos
 
Prevención de abuso sexual
 
  1. Medidas preventivas contra el abuso sexual infantil
  2. Medidas preventivas contra el abuso sexual que l@s madres y padres puedan tomar hacia sus hij@s
  3. Cómo identificar cuando nin@s sufren abuso sexual
  4. ¿Cómo saber si un@ nin@ fue o está siendo abusad@ sexualmente?
  5. ¿Qué puede pasar a un@niñ@ si sufre un abuso sexual?
  6. ¿Qué debemos hacer cuando un@ niñ@ ha sido abusad@ sexualmente?
 
1. Medidas preventivas contra el abuso sexual infantil

Prevenir el abuso sexual infantil es una tarea difícil para l@s madres, padres, cuidador@s, y la sociedad en general. L@s madres y padres y demás adultos cercan@s al/la niñ@, antes de saber el grado de equivocación con el que hacen las cosas, han de tener la oportunidad de hacerlas bien. L@s madres y padres a menudo ignoran el modo en el que han de enfrentarse al cuidado de sus hij@s y sus necesidades lo que hará que el/la niñ@ sea un aprendiz a través de ensayos y errores.

Antes de considerar medidas preventivas más directas, l@s madres y padres deben primero promocionar el buen trato a los niñ@s. Es decir, reconocer al/la niñ@ como persona y sus derechos, respetar el desarrollo evolutivo de la/el niñ@, establecer empatía y comunicación efectiva con él/ella, crear un vínculo afectivo e interactivo, y resolver sus problemas de una forma positiva y no violenta.

2. Medidas preventivas contra el abuso sexual que l@s madres y padres puedan tomar hacia sus hij@s
  • Diga a l@s niñ@s: “si alguien trata de tocarte el cuerpo y de hacerte cosas que te hacen sentir rar@, dile que NO a la persona y cuéntamelo enseguida.
  • Enseña a l@s niñ@s que el respeto a l@s mayores no quiere decir que tengan que obedecer ciegamente a l@s adultos y a las figuras de autoridad. Por ejemplo, no les diga "siempre tienes que hacer todo lo que el/la maestr@ o el/la que te cuida te mande a hacer."
  • Apoya a los programas profesionales del sistema escolar local para la prevención.
    Habla claro con tu niñ@ sin tabúes ni prejuicios sobre los temas de la sexualidad.
    Educa a tu hij@ sobre la sexualidad desde la edad preescolar, en la educación formal y no formal.
  • Explícale la diferencia entre una expresión de cariño y una caricia sexual.
  • Escucha sus dudas y responde a sus preguntas con sencillez y serenidad.
  • Demuéstrale confianza para que exista una mejor y mayor comunicación.
  • Deposita confianza en el niñ@ si te comunica que está en riesgo de ser abusado sexualmente
  • Demuéstrale aún más tu cariño y afecto
3. Cómo identificar cuando nin@s sufren abuso sexual

El niñ@ que es víctima de abuso sexual prolongado, usualmente desarrolla una pérdida de la auto-estima, tiene la sensación de que no vale nada y adquiere una perspectiva anormal de la sexualidad. El/la niñ@ puede volverse muy retraído, perder la confianza en todos los adultos y puede hasta llegar a considerar el suicidio.

4. ¿Cómo saber si un@ nin@ fue o está siendo abusad@ sexualmente?

Indicadores físicos de abuso sexual:

  • Dificultad para caminar o sentarse.
  • Lesiones, Desgarros, magulladuras en los órganos sexuales.
  • Irritación del área anogenital.
  • Infecciones en zonas genitales y urinarias.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Presencia de esperma en los genitales.
  • Embarazo.
  • Dificultades manifiestas en la defecación
  • Hemorragias por la vaginal o por el recto.
  • Ropa interior manchada o rota.
  • Hematomas en el cuerpo, especialmente en los genitales.

Indicadores en el comportamiento de abuso sexual:

  • Masturbación excesiva.
  • Conocimientos y conducta sexuales inadecuados a su edad.
  • Interés excesivo, ó el evitar todo lo de naturaleza sexual.
  • Comportamiento seductor.
  • Depresión ó aislamiento de sus amig@s y familia.
  • Desorden del apetito (pérdida, anorexia, bulimia).
  • Regresiones, incapacidad para controlar esfínteres.
  • Problemas de sueño (Insomnios, miedo y pesadillas).
  • Llanto continuo.
  • Excesiva agresividad.
  • Temor o rechazo a alguna persona.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Desconfianza en sí mism@.
  • Negarse a ir a la escuela, delincuencia.
  • Secretismo.
  • Evidencia de abusos o molestias sexuales en sus dibujos, juegos o fantasías.
  • Comportamiento suicida.
  • Otros cambios severos en su comportamiento.

Muchas veces no se notan señales físicas de abuso sexual en el/la niñ@ pero si se notan en los genitales o en el ano, sólo pueden ser reconocidas por un médico.

Con esta aclaración, no se puede decir que tod@s l@s niñ@s que presenten esos cambios en su físico o comportamiento estén sufriendo el abuso sexual. De todas formas acuda al pediatra por sí acaso.

5. ¿Qué puede pasar a un@niñ@ si sufre un abuso sexual?

El papel de la familia es esencial en la recuperación física y emocional de la/el niñ@ que ha sufrido de abuso sexual. La atención que se le ha de proporcionar a este niñ@ no debe únicamente centrarse en el cuidado de sus lesiones físicas, sino debe ser coordinada entre distintos profesionales dándole también atención psicológica.

El/la niñ@ que sufre o sufrió algún abuso sexual sufrirá consecuencias de corto y de largo plazo, enlistando aquí algunas de ellas:

Consecuencias a corto plazo del abuso sexual infantil

  • Físicas: pesadillas y problemas de sueño, cambios de hábitos de comida, pérdida de control de esfínteres.
  • Conductuales: Consumo de drogas y alcohol, fugas, conductas auto lesivas o suicidas, hiperactividad, bajada del rendimiento académico.
  • Emocionales: miedo generalizado, agresividad, culpa y vergüenza, aislamiento, ansiedad, depresión, baja estima, rechazo al propio cuerpo.
  • Sexuales: conocimiento sexual precoz e inadecuado a su edad, masturbación compulsiva, exhibicionismo, problemas de identidad sexual.
  • Sociales: déficit en habilidades sociales, retraimiento social, conductas antisociales.

Consecuancias a largo plazo del abuso sexual infantil

Existen consecuencias de la vivencia que permanecen o, incluso, pueden agudizarse con el tiempo, hasta llegar a configurar patologías definidas. Por ejemplo:

  • Físicas: dolores crónicos generales, hipocondría o trastornos psicosomáticos, alteraciones del sueño y pesadillas constantes, problemas gastrointestinales, desorden alimentario.
  • Conductuales: intento de suicidio, consumo de drogas y alcohol, trastorno de identidad.
  • Emocionales: depresión, ansiedad, autoestima no trabajada, dificultad para expresar sentimientos.
  • Sexuales: fobias sexuales, disfunciones sexuales, falta de satisfacción o incapacidad para el orgasmo, alteraciones de la motivación sexual, mayor probabilidad de sufrir violaciones y de entrar en la prostitución, dificultad para establecer relaciones sexuales.
  • Sociales: problemas de relación interpersonal, aislamiento, dificultades de vinculación afectiva con l@s hij@s. Qué decir y hacer al niñ@ que ha sufrido abuso sexual.

L@s niñ@s muy pocas veces inventan historias de abuso sexual

Los que abusan sexualmente de l@s niñ@s pueden hacer que el/la niñ@ esté extremadamente temeros@ de revelar las acciones del agresor y, sólo cuando se ha hecho un esfuerzo para ayudarlo a sentirse seguro, es que se consigue que el/la niñ@ hable libremente. Si un@ niñ@ dice que ha sido molestad@ sexualmente, l@s madres y padres deben hacerle sentir que lo que pasó no fue culpa suya. L@s madres y padres deben de buscar ayuda médica, denunciarlo, y llevar a la/el niñ@ para un examen físico y al psicólogo para una consulta.

6. ¿Qué debemos hacer cuando un@ niñ@ ha sido abusad@ sexualmente?
  • Tomar su palabra por verdadera y actuar en consecuencia.
  • Lo siguiente es buscar la forma de separar a la víctima del perpetrador. Evitar, de ser posible, que lo vea.
  • Durante la infancia, l@s niñ@s no han conceptualizado la sexualidad. Es materialmente imposible que una niña o niñ@ invente un evento de este tipo, por lo tanto no hay que poner en duda su credibilidad.
  • No usar palabras que puedan herir a l@ niñ@ como: ha perdido su inocencia,; ya l@ han corrompido,ya no volverá a ser el/la mism@. En pocas palabras, frases que l @ hagan sentirse menos valios@ que los demás.
  • Puede darse el caso de que, ante un entorno en el que se ha estado hablando del asunto de manera insistente y cargada de ansiedad, algunos niñ@s que no lo hayan sufrido, manifiesten ser parte del grupo que sí lo sufrió, como cuando un bebé ve a otro llorar y llora por empatía; pero cuando el reporte es individual y se hace ante la apertura de confianza que el/la adult@ ha permitido, es necesario buscar los detalles que comprueban imágenes o un discurso que no es propio de un infante y atribuirle toda la credibilidad que se merece.
  • L@s niñ@s no inventan cosas de este tipo. No tienen necesidad de hacerlo. Por todo esto, es recomendable discriminar el tipo de conversaciones que es pertinente para l@s adultos tener frente a l@s niñ@s.
  • Si usted está alarmad@ o siente vergüenza, no se lo demuestre a la /el niñ@; pues él/ella se sentirá más afectad@.
  • No le presiones. Apoya a la/el niñ@ evitando gestos, preguntas o juicios que le hagan sentirse aún más angustiado o culpable.
  • Si el/la niñ@ o niña decide hablar, anímale y muéstrale confianza para que diga la verdad y hable con libertad. No l@ juzgue, ni l@ hagas sentir culpable.
  • Solicite apoyo a algún@ especialista para ayudar a la/el niñ@ y también a la familia en la forma que debe tratar el problema.
  • Prepara a la/el niñ@ para esa ayuda. Explícale que tendrá que conversar con otras personas de lo sucedido. Y que todo será muy bueno para ella/el.
  • Se debe denunciar ante las autoridades a la persona que abusó sexualmente de la/el niñ@.
 
 
Ilustraciones: Víctor Serrano Orozco